La repetición del héroe

Relato corto – Sci-Fi

Él quería ser salvado. No era un sentimiento arrogante ni pretendía hacer una instrumentalización de sus necesidades emocionales. Amaba la idea del sacrificio, del héroe. Una y otra vez veía como los cuerpos perdían el alma, casi que podía predecir cuándo se acababa la consciencia y empezaba la nulidad existencial. En algún punto de la historia los grandes poderes aplastaron la lógica y firmaron por su supervivencia, una y otra vez, en bucle volitivo. Si un ser se enamora de su capacidad de repetir ¿qué sucede con su voluntad? La adicción a la repetición desvanece las opciones. ¿Quién puede sentirse realmente libre sin opciones?

Algo siempre cambia. Sin importar que tan medidos sean sus movimientos reverbera la translocación de su posición. Es la expresión del cosmos dentro de cada repetición, es su renuncia a ser sólo maquina causal y mueve un átomo de sitio cada vez que él pretende escapar de su cautiverio, puro anacronismo físico. Aunque esta es la peor parte, el claustro de 40 años. La cadena de sucesos es una narración difícil de sintetizar porque los hechos renuncian a permanecer inmaculados, como si su mente al divagar en la huella mnémica que dejan las repeticiones perjudicara el orden de los átomos de los héroes que darán la vida por él, ó, respetando a Descartes, como si el espacio tiempo estuviera en armonía con la consciencia modificando la biología de su portador, ya que ningún recuerdo vive sin una red biológica. Por otro lado, la mística de la mente no se agota con decir que él nunca era el mismo biológicamente al tener nuevas redes neuronales que dan asilo a los recuerdos de cada repetición: la consciencia es una y la misma, un cambio en este flujo altera las demás consciencias. No se puede esperar al mismo héroe, todos cambian cuando él recuerda.

¿Cuándo estará listo para la degradación? Luego de vivir una y otra vez el sueño arquetípico del mandala temporal, de ese bucle enfermizo de hacer parte de la decisión del mundo sobre su vida, empezará a sumarse cadenas de errores hasta que el héroe sea antihéroe y finalice la tragedia desmedida. El universo ama algo más que a la consciencia y eso es la entropía, esperar vivir en un circuito cerrado temporal es un imposible. La sumatoria de cambios y agregados mnémicos genera voluntad, es este el secreto del universo. La acumulación de singularidad genera organismos que niegan el epifenomenismo, como granos de arena que se apilan para formar un montículo.

Cada vez que el tiempo se reinicia nunca se reinicia igual y abre las puertas a las posibilidades de actuaciones de los actores que juegan al héroe para rescatarlo de su encierro. Estos poderes saben que deben liberar al portador del tiempo para que los bendiga con la gracia de la voluntad. Los muertos inevitables en el trayecto de su escape son el cordero del sacrificio ante el cosmos y la liturgia se conmemora en cada repetición.

Andrés Alejandro R.G.

Advertisements

Innervoice – Consciousness (Full Album)

Este álbum se compone de 4 tracks ambientales/noise/dreampop, en donde intento emular cuatro estados de consciencia, bajo una traducción fenomenológica de la experiencia directa de ese estado de consciencia, en un formato de sonido. Experimentamos constantemente distintos estados de consciencia, de todos los estados del espectro escogí cuatro por su cercanía a mi experiencia personal. Dichos estados son: -Hipnagógico-, presente en el paso de vigilia al sueño, en el que la persona se sostiene a la vigilia inundado de la imaginativa propia del inconsciente, la confirmación en carne propia del espectro de la consciencia; -Sueño-, rico en simbología personal y colectiva además de la mixtura entre consciencia e inconsciencia; -Out of Body Experience-, plagado de misterio y vibraciones; por último, -Vigilia-, donde se corre el riesgo de perderse entre los propios hilos lógicos y emociones, argumentos mentales e intuiciones que dominan el umbral atencional. En cada track se representa mi experiencia personal con cada estado con su traducción sonora servida en un formato WAV.

De esta forma comparto “Consciousness” titulado así porque es gracias a la experiencia consciente que podemos dar cuenta de estos lugares en la psique. De modo que nadie relata lo que no se percibe. ¿Podría decirse que “inconsciente” es un contradictio in adjecto (contradicción terminológica) ya que algo inconsciente es por naturaleza incapaz de captar experiencia/información? ¿o tendríamos que aceptar la idea de Jung que en la psique hay otro aparato psíquico que no alcanza el umbral de nuestra consciencia? Es dejar a la consciencia la responsabilidad de explorar la psique, emulando a Carl Sagan con su nave de la imaginación recorriendo el cosmos, aunque esto es real, no necesariamente lineal pero real en todo caso.

La insistencia de la vigilia lineal como único sustento lógico de realidad es de incautos, crédulos llenos de ingenuidad que luego de una borrachera piden perdón por sus actos con la boca llena de justificaciones, adjudicando su comportamiento a un tal ” señor Desconocido” que se presenta al mundo en traje de mendigo sólo cuando se pierde el conteo matemático riguroso de las copas ingeridas. “Dichosos los que sueñan porque no conocen de resacas morales”, resacas del ego al servicio de la excusa social de la despersonalización legalmente estampillada y cuantificada en grados de alcohol. ¡Qué irónico es perder la consciencia con algo tan fríamente calculado!

La consciencia es entonces un espectro que me manifiesta en intensidades y habita en distintas habitaciones de la psique. Así mismo como hay consciencia en la vigilia existe y habita en el sueño. Si la hipnagogía es relatable es porque podemos percibirla. ¿Qué tantos otros estados de la psique no se denominan fenomenológicamente por su misma naturaleza inconsciente? La psique guarda innumerables misterios y este álbum es una huella histórico-personal, casi una huella mnémica de mi experiencia en estos distintos lugares del espectro en terrenos diversos de la psique. Cada sonido representa sensaciones tanto corporales en los transitos de ingreso al sueño, la permanencia en la hipnagogía, confusiones cognitivas en un mismo viaje astral, sensaciones, cambios de sentidos y abstracciones que experimento al sumergirme extraer la esencia de estos cuatro estados. Así, el sonido es una traducción de mi experiencia privada psicológica, corporal y espiritual, separados estos tres fenómenos por puro academicismo pero que se experimentan de forma única. La confusión del cuerpo es la misma confusión de la mente sólo que en puntos distintos del diagrama existencial.

Sobre el arte: Es una fotografía tomada en el Museo del Oro en Bogotá, Colombia. En ocasiones me recuerda a una célula con su retículo endoplasmático y ribosomas adheridas buscando información por transcribir. Así mismo, me recuerda el planeta tierra con su geografía fractal.

Innervoice, Medellín.